La oficina de protección al consumidor de la Unión Europea emitió un reporte en el que informaba sobre los problemas existentes en cientos de productos de consumo básico.

Por: Andrés A. Gómez Martín.

En un pequeño pueblo del estado de California, en los Estados Unidos, se mantiene prendida una bombilla que fue fabricada en 1912,  la estación de bomberos del condado es el hogar la bombilla que entre otras cosas, ha visto como 2 cámaras de seguridad se han desgastado.

1

El caso de la bombilla de los cien años es emblemático, pero también es el punto de partida de un análisis de mercado y sobre todo una crítica al sistema productivo e industrial del mundo. un reporte de la oficina de  protección al consumidor de la Unión Europea hace un llamado a los ciudadanos para que piensen con detenimiento cuales son los productos que compran.

En el documental “ una historia llamada capitalismo” del director Michael Moore, evidencia como miles de productos han sido diseñados para dejar de funcionar, curiosamente justo cuando la garantía ha terminado. Los casos son cientos de miles, uno de los más célebres se registró a inicios del siglo veinte cuando la bombilla de Edisson se popularizó. Los competidores crearon un consejo de regulación y establecieron que el tiempo límite de duración de las bombillas no podrá ser superior a 800 horas, 300 horas menos que las bombillas de Edisson.

La ecuación no es compleja en realidad, los productos son diseñados con tiempo limite, asi las empresas se aseguran la producción de nuevas unidades del producto, más ventas y más dinero. Los autos son uno de los ejemplos más característicos; el tiempo de uso ha disminuido, para 1950 se estimaba que el tiempo de vida promedio de un carro era de 20 años, en la actualidad se estima en 4 años y medio.

La oficina de protección al consumidor de la UE, ha advertido sobre esta forma de producción y de consumo masivo que, según su criterio, genera serios problemas para la unión, sobre todo en temas relacionados con el medio ambiente. Los botaderos de basura de países como Polonia, España o Italia han aumentado la cantidad de residuos almacenados hasta en un 150 por ciento más que hace una década.

Ahora bien, desde las Naciones Unidas se ha emitido una alerta y el tema se ha estado tratado desde finales de los noventa, los representantes de países en vía de desarrollo, en especial los africanos ecuatoriales, han denunciado que la explotación de sus recursos naturales ha aumentado drásticamente, el comercio ilegal de metales como el coltán se convirtió en causa de nuevos conflictos sociales.

La demanda de materiales como el oro, el coltán, el estaño y el acero ha aumentado en  46.7 por ciento a nivel mundial, además la demanda energética aumentó en 20 por ciento, una de las causas es la recarga continua de aparatos electrónicos.